Recámara Juvenil

Es un hecho que nuestra recámara habla mucho de quien somos, es nuestro lugar más intimo y es por eso que en ella se impregna toda nuestra personalidad, cuando estamos en la etapa de la adolescencia es cuando vamos descubriendo quienes somos y nos afianzamos más a aquello que nos gusta, para todo joven su espacio personal es muy importante e influye mucho en su vida cotidiana.

Puede ser que este dormitorio sea compartido en muchas ocasiones cuando se trata de hermanos o hermanas, aun así sea compartido puede tener ese toque único de cada integrante sin perder los detalles estéticos decorativos.

Elementos básicos en una Recámara Juvenil

Cama: es algo que no puede faltan en ninguna recámara, al tratarse de un dormitorio juvenil puedes optar por una cama individual, si es amplio el cuarto la opción podría ser una matrimonial o en el caso de los cuartos compartidos las literas son de gran utilidad para aprovechar el espacio al máximo.
Escritorio: En esta etapa de la vida en la mayoría de los casos estamos hablando de estudiantes, es por eso que el escritorio no puede quedar fuera, las dimensiones de este dependerán de la distribución del cuarto y del tamaño, sea cual sea el estilo que se le vaya a dar al dormitorio lo recomendable es buscar escritorios con superficies lisas para tener mayor organización para realizar trabajos, tareas, proyectos y espacio para computadora que hoy en día es un elemento indispensable en la vida de todo estudiante.
Espacio de estudio: es donde por lo regular colocaríamos el escritorio, pero también puede contar con algunos elementos extras como muebles especiales para computadoras, librero, lámparas de escritorio dirigibles, cajonera de almacenamiento, y por supuesto una silla cómoda para trabajar.
Armario y otras opciones para almacenamiento: a diferencia de una persona adulta independiente o un matrimonio que cuenta con toda una casa para sus objetos, para un joven su habitación es donde tiene todos sus objetos personales y su vida entera. Así que además del armario para ropa, zapatos y artículos de higiene personal, también es necesario contar espacios extras de almacenamiento como repisas, cómodas, libreros, baúles, estantes, ya que puede ser que le guste el deporte o toque algún instrumento necesitara espacio para todo esto.
Opción de cama extra: los adolescentes siempre recibirán visitas de los amigos, ya sea para trabajo o para pasar el rato, las famosas pijamadas en la juventud son un clásico. Si el cuarto es pequeño o simplemente no deseas que se note que existe otra cama adicional, hoy en día hay muchas opciones como una cama nido, abatible o una cama tipo contacto que además de un espacio de descanso adicional te permitirá tener cajones extras de almacenamiento.
Buena iluminación: todo cuarto debe contar con una excelente iluminación y más si hablamos de un dormitorio de estudiantes donde realizaran tareas, trabajos, proyectos. Es importante buscar la luz natural para el día, ventanales grandes o de no ser posible colores claros en la habitación, también se puede apoyar de múltiples lámparas que en la actualidad podemos encontrar un sin fin de modelos que se adapten a los gustos y al estilo.
Donde no puede faltar buena iluminación es en el espacio de estudio, puedes optar por lámpara de escritorio, lámpara de pinza o incluso alguna lámpara de piso dirigida.

¿Cómo organizar una recámara juvenil compartida?

Si decorar y organizar una recámara para un adolescente en muchas ocasiones ya resulta un poco difícil, la tarea se complica cuando tiene que ser un cuarto compartido, debido a que cada uno tendrá personalidades, gustos, hobbies distintos y por ende cada uno querrá su espacio personal. Pero no te preocupes aquí te mostramos 7 ideas de como organizar dormitorios compartidos, que cada una se puede adecuar al tamaño de la habitación.

1.- Camas en forma de L: esta es una forma estética de maximizar el espacio de la habitación, al colocar en esta forma las camas ahorras el lugar que ocupan los buros de cada cama, ya que basta con una mesita compartida en la cabeza de ambas camas para que ambos puedan colocar artículos personales, es importante mencionar que este acomodo lo ideal es hacerlo con colchones individuales.

2.- Camas gemelas: el acomodo más clásico de todos, este suele funcionar muy bien cuando la habitación tiene una misma decoración, por ejemplo si se trata de dos mujeres y ambas les agrada lo vintage con colores pasteles, lo que se puede hacer ahí es jugar con la decoración de las camas para que no sean totalmente idénticas y cada una tenga su estilo personal. Dependiendo las dimensiones de la habitación cada cama podría tener su propio buró o podría ser que en el centro compartan uno o también algún escritorio compartido en el centro le iría muy bien a espacios reducidos.

3.- Literas: son una herramienta sumamente útil sobre todo en recámaras pequeñas. Hoy en día la podemos encontrar gran variedad de literas, y en cuanto a variedad hablamos nos referimos en la forma de acomodo de las camas sin olvidar la esencia de lo que es una litera (una cama sobre otra), las más comunes son: una cama totalmente paralela a la otra, camas acomodadas en forma de L, una cama matrimonial abajo y una individual arriba.

4.- Cama nido: esta es un conjunto de dos camas donde una se recoge debajo de la otra, son ideales para aprovechar el espacio al máximo, la única desventaja de este modelo es que una cama durante el día queda totalmente oculta libre de decoración alguna como cojines, peluches, colchas grandes.

5.- División de cuarto: se puede dar el caso que los jóvenes que compartan la habitación tengan gustos totalmente distintos o no deseen compartir el mínimo espacio, pero en algunos casos por el tamaño de la casa o si la familia es muy numerosa, les toca compartir habitación.

Un estilo muy usado es dividir la habitación, no quiere decir que se vaya a poner una barda de obra, sino que en un mismo dormitorio tendremos la sensación de estar en dos completamente distintos. Entre Las maneras más comunes de dividir una recámara encontramos: colocar una cortina o manta divisoria, colocar un mueble como un librero con doble vista, o si no se cuenta con ningún elemento divisorio otra forma de hacer la división es que cada lado del dormitorio tenga un color distinto en paredes.

6.- Una sola cama: puede ser una opción si los jóvenes deciden compartir cama, esto es más común si se trata de mujeres, quizá prefieran en vez de tener dos camas individuales una cama matrimonial y así aprovechar el espacio para otros muebles.

7.- Literas con escritorio abajo: los diseñadores de muebles para dormitorios han hecho un excelente trabajo con estos muebles modulares que nos resultan muy prácticos a la hora de decorar y organizar una habitación doble, existen varios modelos de este tipo de los cuales puedes elegir el que más se adapte a las necesidades de los jóvenes.

Los mejores colores para habitaciones juveniles modernas

Los colores del dormitorio son la clave para que este luzca y a la vez tenga la armonía perfecta, al tratarse de un dormitorio juvenil tenemos que tener presente siempre darle ese toque moderno y fresco. Pueden hacer miles de combinaciones, pero siempre hay que tener presente un color base, el color base va a depender principalmente de los gustos quien va a ocupar esa recámara, te mostramos algunas ideas de colores que son los más recomendables para habitaciones juveniles.

Blanco: el más elegido para recámaras pequeñas o con poca luz, nos brinda amplitud y frescura, se convierte en un lienzo para poder jugar con cualquier color en muebles, de igual forma una pared blanca nos da la libertad de decorarla con posters, murales, stickers, fotos, luces de colores.
Negro: no te asustes en pensar en una habitación obscura y lúgubre, al elegir el negro como color principal no quiere decir que todo la habitación vaya a ser de este color, puedes pintar una pared solamente para darle un impacto visual y contrastarla con muebles muy claros, se recomienda para dormitorios con ventanales grandes para que no se obscurezca, el negro es un color muy elegante, con mucha personalidad y sin duda el favorito de muchos.
Tonos rosados: generalmente asociado con la feminidad y es por eso que se presta mucho para habitaciones de mujeres, en la paleta de colores podemos encontrar muchísimos todos rosados, puedes jugar con distintas tonalidades ya sea más vibrantes o tenues dependiendo la personalidad de cada adolescente.
Turquesa: este color se ha puesto en tendencia en la actualidad, muy usado para crear habitaciones femeninas y alegres, es comúnmente combinado con el gris, blanco y rosa.
Colores cálidos: colores como el naranja, amarillo y rojo en la actualidad don muy usados en recámaras juveniles, son colores fuertes, vibrantes, alegres los cuales puedes combinar con gris claro para crear contraste y le irá de maravilla. Debemos tener presente al usar estos colores no saturar visualmente con un solo tono debido a que hablamos de tonos fuertes y llamativos al exagerarlos pueden perturbar al adolescente.
Tonos azules: el azul en una habitación sea cual sea su tonalidad nos genera tranquilidad, y de igual forma el azul en dormitorios juveniles es común asociarlo con los chicos también es usado en dormitorios de chicas contrastándolos con tonos rosados, es un color muy fácil de combinarlo a la hora de decorar.

Ya tienes todo para decorar ese dormitorio juvenil en el hogar, siempre recuerda lo más importante es que siempre este al gusto y personalidad de quienes lo vayan a ocupar.

Ir arriba