Recámara infantil

Que nuestro lugar para dormir  sea un espacio  reconfortante siempre será un factor muy importante, incluso para nuestros pequeños. Para ellos este espacio íntimo debe ser un lugar seguro y divertido, dónde ellos puedan realizar todas sus actividades armoniosamente.

Pero aquí  el desafío es: ¿cómo aprovechar al máximo el espacio, y al mismo tiempo mantener el orden en la habitación? ¿Qué factores a considerar necesitamos tener en mente al momento de elegir el tipo de iluminación? ¿Qué colores, y decoración podremos elegir?

En recamaras.net te ayudaremos a resolver algunos puntos importantes a la hora de decorar la recámara de tus pequeños.

Elementos básicos en una recámara infantil

Según a la edad de nuestros hijos sus necesidades serán distintas, sin embargo lo que siempre será ideal es que los muebles que se agreguen a la habitación sean prácticos, y divertidos, y  que puedan ser disfrutados durante un largo tiempo, mientras crecen y se desarrollan.

Hoy en día los espacios en los hogares suelen ser reducidos, sin embargo no debemos abrumarnos por este hecho, sino sacar el mayor provecho de la situación: ¡Una habitación pequeña no tiene por qué verse amontonada y desordenada!

El uso de muebles infantiles multifuncionales es la mejor decisión para casos como este: incorporar mesas de tareas que cuenten con espacio de almacenamiento por debajo de ellas para  servir a la par, como un baúl juguetero y organizador es saber economizar de manera inteligente espacio y dinero. ¡Los muebles con cajones siempre serán nuestros mejores aliados!

En la misma habitación es indispensable delimitar los espacios para cada actividad: tareas, juegos y descanso. Todo es posible mediante la elección correcta del mobiliario, que podemos encontrar a buen precio en varios sitios físicos o también en línea.

¿Cómo organizar una habitación infantil compartida?

Los espacios reducidos en casas pequeñas provocan qué muchas veces los pequeños no puedan tener una habitación propia y tengan que compartirla con sus hermanitos. Si el cuarto es de un buen tamaño se pueden ubicar las camas para niños en forma de L o de cada lado de la habitación, teniendo cada uno su propio lugar para descansar. Sin embargo no siempre hay espacios donde esto sea posible.  Tomando en cuenta lo anterior mencionado, las literas serán un elemento clave para aprovechar al máximo el espacio de un dormitorio de  pequeñas dimensiones.

Desde una litera sencilla hasta una estructura versátil donde en esta misma se incluya un escritorio, estanterías, cajones organizadores, un pequeño armario o incluso una mesita de tareas para los pequeños sacando así provecho del espacio sin dejar de lado las necesidades de nuestros hijos.

El espacio también puede ser optimizado mediante el uso de estructuras que incluyan cajones, o incluso un pequeño closet; de esta manera gracias a cada compartimento, cada cosa estará en su sitio y el desorden estará bajo control de una manera más rápida y eficiente.

La opción de las llamadas camas abatibles puede ser una buena idea para economizar espacio, ya que mientras están recogidas durante el día facilitan un  espacio más amplio para jugar.

No nos olvidemos de las paredes: pueden aprovecharse al máximo incluyendo jugueteros de madera, pequeños estantes e incluso casilleros, ¡utilizando cada centímetro del lugar en una habitación infantil doble!

Es necesario que cada uno se sienta bien en su propio espacio, el cual podemos separar pintando de diferentes colores las paredes de cada lado, utilizando de esta manera los muros como delimitantes:  con los elementos que a cada uno le gusten, decoración de sus personajes favoritos, papel tapiz, juguetes.

¡Las colchas también pueden ser de diferente color! Si el caso es que los que comparten habitación son niño y niña, podemos combinar los colores  que ellos prefieran para que cada uno se sienta feliz y cómodo con su propio lugar de descanso. Por ejemplo: la cama de la niña puede tener una colcha de color lila mientras que la cama del niño puede tener una de color verde, jugando con las combinaciones de colores y las preferencias de cada uno el resultado puede ser un espacio divertido y lleno de vida.

Iluminación en un dormitorio infantil

En este caso, la iluminación como el resto de los artículos en ella habitación deben ser seguros para ellos. ¡Es un aspecto básico en el cual no debemos escatimar! Tanto cableado como bombillas que se calienten al punto de ser peligrosas deben descartarse totalmente y utilizar en su lugar elementos más seguros y amigables para los pequeños y en una ubicación estratégicamente adecuada que no involucre el contacto directo mientras están cerca para evitar cualquier tipo de accidente.

Una vez teniendo en cuenta esos factores de real importancia, debemos tener en cuenta que la habitación de nuestros pequeños debe de contar con varias fuentes de luz de distinta intensidad que sean adecuados según cada actividad: una luz suave que los acompañe serenamente en sus sueños por la noche, buena iluminación para el escritorio de tareas que sea segura para ellos y la luz general que alumbre toda la recámara para sus momentos de juegos y diversión.

Es recomendable que la lámpara que se utilice para el escritorio de tareas sea inofensiva, asegurándonos que la bombilla esté recubierta y no esté al alcance de ellos fácilmente.

En el mercado podemos en­­­­contrar distintas fuentes de luz de formas divertidas para darle un extra de decoración al ambiente de la recámara infantil, sin dejar de lado del ahorro de energía: podemos encontrar online reguladores de intensidad y también tecnología LED que son precisas para las luces que se tienen que mantener encendidas por largo tiempo, cerca de ellos mientras duermen para generar una atmósfera de tranquilidad y seguridad para ellos, al tiempo de que ahorramos energía y también algunos pesos a nuestro bolsillo en el recibo de  la luz.

Colores perfectos para dormitorio de niñas

Las princesas de la casa necesitan un lugar donde se puedan sentir identificadas y a salvo.

La atmósfera de paz y delicadeza siempre será evocada por los tonos pastel; colores que también por su claridad ayudan a que la luz diurna sea aprovechada, aunado a la tranquilidad que van a darle a nuestros niños al momento de ir a dormir.

 En el caso de las niñas, los colores suaves y cálidos en tonalidades rosa, lila, incluso en combinación con tonalidades contrastantes, pero igualmente suaves como grises o el básico blanco serán adecuados.

El fucsia en combinación con blanco, el verde suave con blanco: el blanco siempre será un excelente compañero de cualquier color que se elija para el dormitorio infantil, proporcionando una atmósfera de tranquilidad perfecto para las pequeñas del hogar, y también favoreciendo la iluminación del dormitorio durante el día.

Las tonalidades rosadas influyen en las sensaciones suaves como lo son el cariño, amor y protección. Psicológicamente, evocan también inocencia generosidad, por lo que es una excelente opción a elegir.

Las tonalidades más bajas del violeta como el lila, se asocian con la dulzura, calidez y también provocan tranquilidad a la vista. La felicidad y armonía que provocan el color coral puede influir positivamente en las pequeñas, así que es un color que se puede considerar a la hora de elegir.

Colores ideales para dormitorios de niños

En el caso de los pequeños, el azul en todas sus tonalidades es un color considerado básico, ya que siempre se ha utilizado para los varones. Sin embargo, según la ciencia del color, el azul también tiene algunos beneficios, entre los cuales está el hecho de que proyecta tranquilidad y proporciona una atmósfera ideal para disminuir el miedo y la ansiedad, lo que lo hace muy recomendable en dormitorio tanto de niños como de niñas, y el combinarlo con un color cálido ayuda a que se equilibre el exceso de frescura que hay en ese tono.

El gris, un tanto neutro, es un color que se puede usar en combinación con blanco o tonalidades pastel para generar un ambiente acogedor para los pequeños varones.

El verde  en sus distintas gamas es otro color que transmite seguridad y confianza, tranquilidad a la vista y favorece la conciliación de sueño. No olvidemos el blanco, que ayuda a mantener y potenciar la luminosidad de la luz natural durante el día, y genera paz. Utilizar este color como base y en combinación con algún otro siempre será una buena opción.

¿Cómo decorar las paredes en la habitación de los pequeños?

Ya que se eligieron los colores base de las paredes, podemos decorarlas para generar una vista divertida y personalizada para nuestros niños. El papel tapiz de figuras infantiles en tonos suaves es una excelente elección, siempre tomando en cuenta las preferencias de los pequeños, desde figuras de ositos, dinosaurios, hasta los personajes favoritos de las películas o shows de tv de moda.

En una habitación doble, se puede incorporar el ubicar el nombre de cada niño o niña en la parte superior de su cabecera, ayudando así a delimitar y personalizar el espacio de cada uno. Los estantes o juguetero pueden contener sus juguetitos y peluches de cada cual en el espacio personal que les corresponde. Evitando discusiones y manteniendo el orden y la armonía en cada espacio.

Las paredes siempre le darán ese toque especial a la recámara de los más pequeños de la casa, lo más importante es nunca olvidar tomarlos en cuenta para que sea un lugar especial para ellos dentro de casa.

Ir arriba